jueves, 13 de octubre de 2011

Artículo Neurociencias: La música nos emociona, nos da placer y el simple hecho de pensar en ella también.


Artículo Neurociencias:
La música nos emociona, nos da placer y el simple hecho de pensar en ella también.

Dr. Nse. Carlos Logatt Grabner

Todos disfrutamos de escuchar música y algunas melodías nos dan mayor placer que otras, pero que hace que sea algo tan especial para nuestros cerebros que pueda hacernos sentir tan emocionados.

¿Es posible sumarla a los diferentes ámbitos de nuestra vida diaria, para crear contextos emocionales constructivos?

El secreto de las respuestas emocionales que vive nuestra UCCM (unidad cuerpo cerebro mente), se encuentra en la liberación de un neurotransmisor, la dopamina, implicado en la respuesta de placer, anticipación del mismo y en mantener y reforzar los comportamientos que son biológicamente necesarios para nuestra supervivencia.

Si bien escuchar música es una de las experiencias más gratificantes que vivimos los seres humanos de todos los tiempos y culturas, no tiene valor biológico, pero sin embargo, activa las mismas áreas cerebrales de las que si lo tienen.

La investigación que permitió ver estas respuestas fue liderada por el neurocientífico Robert Zatorre del Instituto Neurológico de Montreal, quien solicito a 26 voluntarios que eligieran entre melodías de temas clásicos los que consideraban neutrales y los que consideraban placenteros[1] Luego mientras escuchaban las melodías, sus cerebros eran monitoreados con técnicas de escáner PET (positron emission tomography), que, junto con la especificidad temporal de la resonancia magnética funcional RMf, proporcionaron una evaluación excelente de las distintas regiones activadas del cerebro en diferentes momentos.

Ante la música elegida como placentera los niveles de dopamina se elevaban notablemente y se correlacionan con el grado de excitación emocional, cambios en la conductancia de la piel, frecuencia cardíaca, respiración, temperatura y clasificaciones de placer expresada por los participantes, del mismo modo se observo, como la anticipación de la música también inducia a la liberación de dopamina (como sucede con la anticipación al pensar en comida, sexo o alguna actividad que disfrutemos).

Los circuitos cerebrales activados fueron el núcleo accumbens mientras la música era escuchada, (experimentación del placer) y el núcleo caudado cuando se anticipaba que se disfrutaría de la misma (predicción del placer).

Los resultados de este estudio, demuestran que nuestro estado emocional puede ser influenciado por el simple hecho de pensar que vamos a disfrutar de escuchar una buena melodía y si bien no se puede tomar como una fórmula mágica, no debe dejar de tenerse presente que podemos utilizar una buena melodía para sentirnos mejor y para crear ambientes laborales, educativos o familiares que despierten nuestras emociones placenteras.

Una vez más vemos la importancia de tener presente las siglas que utilizamos en Neurosicoeducación, UCCM MA (unidad cuerpo cerebro mente – medio ambiente), para darnos cuenta como el contexto nos influye.

Fuente: Universidad McGill

Notas relacionadas:
Revista 16 – Descubriendo el cerebro y la mente:
Las canciones con letras agresivas estimulan las conductas violentas
http://www.asociacioneducar.com/newsletter/octubre2006/revista.php
Revista 63 – Descubriendo el cerebro y la mente:
La música puede afectar nuestro estado de ánimo y el modo en que percibimos el mundo
http://www.asociacioneducar.com/newsletter/n63/Descubriendo_el_cerebro_y_la_mente_n63.pdf



 http://asociacioneducar.blogspot.com/

Asociación Educar
 Ciencias y Neurociencias aplicadas al Desarrollo Humano
www.asociacioneducar.com
Publicar un comentario