miércoles, 24 de julio de 2013

La prehistoria

Cuando comencé a preparar el proyecto los dinosaurios  me di cuenta que habían muchos temas interesantes vinculados a este proyecto y que han surgido del interés de nuestros niños y niñas
En Chile tenemos el desierto más árido del mundo y es enorme es conocido por las variadas extracciones de minerales, pero en él se guardan muchos reliquias entre ellas  encontramos:
·         Las antiguas momias  de Chinchorro en las arenas del desierto de Chile.
·         La Ruta del Dinosaurio
·         Petroglifos y geroglifos
      Y a continuación dejo algunas de las reseñas de  lo mencionado anteriormente que  es un valioso aporte para el conocimiento de nuestros niños y niñas

 

Las Momias de Chinchorro

Por Bernardo Arriaza, Universidad de Tarapacá, Arica, Chile.


http://www.explora.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=2238:las-antiguas-momias-chinchorro-en-las-arenas-del-desierto-de-chile&catid=323:identidad&Itemid=1128

Hace 7000 años, en la quietud del desierto del norte de Chile y con la brisa constante del mar, un pueblo de personas que hoy conocemos como cultura Chinchorro, emprendió un trabajo fascinante: la preservación de sus muertos. Dos mil años antes que los egipcios, estos antepasados elaboraban las primeras momias artificiales del mundo.
Para realizar este especializado trabajo, los Chinchorro crearon varias técnicas con las cuales confeccionaron momias clasificadas en 3 tipos: Negras, Rojas y con Vendas. En el patio de sus pequeñas viviendas, construidas de palos y cubiertas de pieles de animales marinos y totoras, tenían todos los implementos usados por los expertos y aprendices que practicaban estas técnicas mortuorias: arcillas, fibras, cuchillos, pinturas, cuerdas y agua.
¿Cómo hacían las momias?
Para cada tipo de momia existía una técnica y terminaciones especiales. Las negras (5.000 a.c.) eran las más complejas, ya que los cuerpos se reconstruían como estatuas. Una vez limpio el cuerpo y esqueleto, se creaba un armazón o estructura interna muy rígida con huesos, palos y juncos, amarrados con cuerdas de fibra vegetal, reforzando la estructura al nivel de las rodillas, codos y tobillos. Luego, el preparador fúnebre moldeaba arcilla gris en todo el cuerpo, recuperando parte del volumen corporal perdido.
Con una pasta negra (óxido de manganeso), utilizando brochas de fibra vegetal, pintaban externamente todo el cuerpo con una delgada capa. Después, los preparadores fúnebres creaban una peluca con manojos cortos de cabello, atándolo en unos de sus extremos. Para modelar las características máscaras de las Momias Chinchorro, marcaban los ojos con un delgado palito, mientras que la nariz y la boca se señalaban con pequeños orificios. Posiblemente, creían que las momias contenían el espíritu del difunto, ya que las pintaban con los ojos y la boca abierta proyectando vida.
Las momias rojas (2.000 a.c.) eran un poco más sencillas que las negras y el cuerpo se intervenía menos, ya que hacían cortes a nivel del estómago y removían los órganos, aunque también se reforzaba la estructura con maderos, como en el caso de las momias negras.
Enseguida rellenaban el cuerpo con tierra y lana de camélido (como el guanaco), cerrando las incisiones una vez que lograban el volumen deseado. En la cabeza también se ponía una peluca con largos manojos de cabello, de unos 60 cm. de largo, para luego pintar todo el cuerpo con tierras rojas (óxido de fierro), exceptuando la cara que era de color gris, negra o rojiza.
Aparte de las diferencias en la confección, las momias rojas y las vendadas tienen un resultado más artístico, mientras que las negras eran más complejas en su elaboración. Los diferentes tipos se confeccionaron en diferentes épocas, comprendiendo en total un largo período de 3.500 años.
Las técnicas de conservación de los Chinchorro, la carencia de lluvias y las sales del desierto contribuyeron a la preservación de los cuerpos y de sus artefactos. Es indiscutible el cuidado que ponían en la decoración de las momias y en sus rituales, porque una vez terminado el proceso de momificación, el cuerpo podía ser venerado y mantenido en la comunidad.
Una de las características llamativas de los Chinchorro es que muchos de los cuerpos momificados corresponden a bebés y niños pequeños. Además de una forma de demostrar su amor por quienes partían prematuramente, esta práctica probablemente surgió por la larga exposición de este pueblo a un ambiente con altos niveles de arsénico, lo que provocaba alta mortalidad infantil. Al desconocer la explicación de este fenómeno, intentaron detenerlo preservando los cuerpos de sus seres queridos.
Si bien son muchas las preguntas sobre las personas de ese tiempo, este artículo pretende ayudar a comprender y desentrañar el pasado de las momias Chinchorro, las creaciones más antiguas de este tipo en el mundo.







·         La Ruta del Dinosaurio

Por Ale Mcalister
Pica, el pequeño oasis del desierto, poéticamente llamado Flor en la Arena, dista de 114 kms de Iquique. Ubicada en el Camino del Inca y un lugar de asentamiento de los primeros colonizadores de Chile como Diego de Almagro y donde las diferentes culturas Precolombinas existieron.
Antropólogos y Autoridades desean consolidar a Chacarilla, 60kms al sureste de Pica, como un lugar de importancia mundial para el estudio de los dinosaurios. A fines de los años 50, durante las primeras prospecciones de petróleo en Chile desarrolladas por la ENAP geólogos norteamericanos Dingman y Galli estuvieron en este lugar en 1962 y realizaron el primer catastro.
Gracias a esta información obtenida, un paleontólogo de la Universidad de Yale en Estados Unidos determino que las pisadas correspondían a tres grandes grupos de dinosaurios: Saurópodos, Terópodos y Estegosaurios. Transcurrieron 37 años sin que hubiera estudios acabados.

El sitio permaneció semi-oculto con escasa presencia de visitantes hasta que durante el verano de 1999 un grupo de especialistas entre ellos geólogos y biólogos estuvieron dos semanas en terreno para medir y clasificar las decenas de pisadas o de ignitas como los científicos denomina a las huellas fosilizadas, determinando que estos dinosaurios se movían en manadas.

Cien millones de años el Norte Grande Chileno era un territorio selvático extenso, con ríos grandes que desembocaban en un mar cercano. Los continentes aún estaban en proceso de formación por lo que Sudamérica estaba unido a África y los dinosaurios dominaban el territorio.

Estos grandes animales prehistóricos, caminaban junto a los cauces de agua y dejaban sus pisadas marcadas en el barro. Por este motivo, hoy, en el siglo XXI, los humanos pudieron encontrar las huellas fosilizadas de los extintos dinosaurios, que existieron por 65 millones de años.

Al Sureste, 40 kilómetros de la comuna de Pica es posible encontrar estas huellas en los cerros que conforman la Quebrada de Chacarilla. Existen al menos cinco sitios reconocidos oficialmente y cada uno de ellos cuenta con pisadas de al menos siete especies diferentes.

Alguna de estas huellas tienen una dimensión de 75 centímetros de largo y corresponderían a un dinosaurio que se sostuvo en cuatro patas y que sería de mayor tamaño que el Giganotosaurio Carolini, encontrado hace pocos años en la Patagonia Argentina, considerado como uno de los dinosaurios más grandes del mundo, es más, de mayores dimensiones que el bien conocido carnívoro Tiranosaurio Rex.

·         Petroglifos y geroglifos 

En varios lugares de la zona norte de Chile se pueden ver petroglifos, figuras grabadas en rocas, y geoglifos, gigantescas imágenes en las laderas. En el valle de Azapa y en el de Lluta, en las cercanías de Arica y en las montañas de Pintados, a 96 km de Iquique, están los más importantes. Se cree que sirvieron de señales para los pueblos nómades, indicando rutas comerciales y la presencia de agua en esta árida zona.
A menos de 40 km de la mina de Chuquicamata, en las cercanías de Calama, se encuentra Chug Chug, donde se pueden ver varios petroglifos en una ladera. Uno parece un surfista de la antigüedad, aunque la mayoría son geométricos. Pertenecen a la cultura Tiahuanaco del Titicaca y otros son incaicos. El más antiguo data del año 500 d.C.
También en el norte, pero en el pintoresco pueblo de San Pedro de Atacama, está el Museo Gustave Le Paige, que lleva el nombre de un sacerdote y arqueólogo francés que dedicó su vida a recolectar y clasificar restos arqueológicos en esa zona. Aquí se guardan sus grandes hallazgos: cerámicas, tejidos y utensilios de chamanes indígenas.
En los alrededores de San Pedro de Atacama está también el pucará de Quitor, una fortaleza incaica a la cual se puede llegar en bicicleta y que incluye una linda vista al valle. Otro imperdible en las cercanías es la aldea de Tulor, una joya de 3.000 años que permite conocer las habitaciones donde vivían los atacameños.














Enlaces interesantes para iniciar el proyecto que recolecte de muchos sitios en la web

Cuentos y Vídeos para el poryecto



Este enlace nos lleva a un bello cuento realizado con muñecos de palticina



                               Prehistoria 110530161852-phpapp02 from mariadoloresaguado













                              

                              


                               

                               



Para Jugar 












Dibujos para colorear



Dibujo para colorear Mamut


dancing.gif cueva


Arte Pre Historico



                               


                               

                                                            Arte rupestre y prehistoria en Bolonia.
                                                    http://www.mundocultural.net/escuela.htm





                                           Música



                               








Crono grama de Actividades pedagógicas La pre historia y los Dinosaurios desarrollado por Myrian Salinas en el Jardín Infantil Un Mundo de Amor 




Publicar un comentario