miércoles, 13 de noviembre de 2013

Recomendaciones para el control de esfinteres


Recomendaciones para el control de esfinteres


Estimadas mamas ya es tiempo que su hijo o hija inicie su proceso de control de esfínteres  y para ello necesitamos su colaboración continuando con el proceso en su casa y sin interrumpirlo a menos que el niño o niña se enferme.  El control de esfínteres es una situación que en ocasiones despierta mucha angustia en los padres y llega a originar situaciones de tensión con los hijos; incluso se presta a competencia entre otros niños de la misma edad, calificando de esta forma el grado de desarrollo psicomotor, obediencia, estimulaciòn .

                                               
¿A qué edad inicia el control de esfínteres?  


La edad de inicio de control de esfínteres vesical (orina) y anal varía de un niño a otro, pero en términos generales va de los 18 a los 24 meses, en efecto esto depende del grado de madurez y desarrollo de músculos y nervios que hacen posible el control voluntario de los esfínteres; el control de la defecación suele ser primero que el de esfínter vesical, lo cual puede iniciar como incomodidad del niño ante la presencia de un pañal sucio, esto es más marcado cuando hay materia fecal, tolerando por más tiempo un pañal húmedo con orina.
 La edad de inicio en el control de esfínteres también puede variar de acuerdo al grado de estimulación y convencimiento que las madres ejercen sobre el pequeño para lograrlo, el medio ambiente que le rodea y las presiones a su alrededor.

 ¿Existen otros factores además de la madurez física que intervengan en el control de esfínteres?
Sí, de hecho no sólo el adecuado desarrollo físico participa en el control de los esfínteres, interviene la relación madre hijo, la participación de otras personas que están al cuidado de los niños, es decir aquellas personas que se encargan de establecer límites, además de aquellos que se encargan de estimularlos o mantener una relación cordial, sin maltrato ni presión para lograr el control a temprana edad. Las actividades en grupo que se desarrollan en el jardín infantil participan notablemente en el alcance del control. Los hábitos intestinales también juegan un papel muy importante, pues un niño que padece estreñimiento por lo general presentará dolor al evacuar, y siempre que pueda tratará de evitarlo, lo cual hará difícil el proceso de control, inclusive traerá esto como consecuencia la retención voluntaria de materia fecal creando otro tipo de problemas intestinales, así mismo los niños que cursan con cuadros intermitentes de diarrea, pudieran presentar aparentes retrocesos cuando ya controlaban y de repente se vuelven incontinentes dada la urgencia de evacuar. En otras circunstancias se da el caso de el niño que se encuentra en etapa de inicio de control de esfínteres y se asocia la llegada del hermanito, al observar los cuidados del nuevo bebé y el cambio de pañal, los niños presentan entonces regresiones y requieren de volver a utilizar el pañal.

 ¿Cómo puedo iniciar el control de esfínteres?

        Es muy importante lograr que el proceso del control de esfínteres sea algo natural, no obligado, hacer que el niño vea a otras personas hacer uso del sanitario, familiarizarse con el inodoro, pelela, que va a utilizar, que no le genere angustia.; hacer comentarios positivos al niño cuando empieza a avisar para ir al baño, le hará darse cuenta de que tuvo una actitud positiva, mas no se deberán hacer manifestaciones excesivas, pues debemos recordar que es sólo un proceso de aprendizaje más como comer con cubiertos por ejemplo, de tal forma que no vamos a centrar tanto la atención en dicho proceso. Se debe utilizar ropa cómoda que le facilite al pequeño despojarse de la misma cuando sienta el deseo de orinar o evacua; Favorecer un horario es una medida que auxilia el hábito, esto es, si conocemos el patrón de evacuaciones de un niño y sabemos que suele defecar dos o tres veces al día, se le puede invitar a usar el baño u orinal a esas horas, para tratar de irlo acostumbrando al uso de las instalaciones. Si no existe un horario habitual, tratar de conocer las señales que un niño manifiesta cuando quiere orinar o incluso cuando empiezan a aislarse en algún sitio para poder defecar, es entonces cuando uno puede con sutileza llevarle al baño, evitando inhibirle el deseo de micción (orinar) o evacuar, es decir evite expresiones como "córrele antes de que te gane". Es de vital importancia evitar las conductas hostiles y agresivas, no compararlo con otros niños ni ridiculizarlo o ponerlo públicamente en evidencia, evitar golpes o castigos, ya que esto sólo generará angustia en el niño y deteriora la relación madre hijo, en algunas ocasiones la dificultad en el proceso de control de esfínteres trae como consecuencia retención voluntaria de orina y materia fecal que posteriormente evoluciona a problemas de salud.
 En el proceso de educación para el inicio de control de esfínteres interviene el desarrollo físico adecuado, un ambiente familiar adecuado y un entorno social en general que facilite un evento tan natural como éste.

A  continuación le hacemos algunas recomendaciones que serán efectivas al momento de comenzar
·         Converse con su hijo o hija sobre el tema ,llévelo al baño para que se familiarice con el
·         Cuando usted valla al baño pídale que la acompañe o acompañe para que vea que no ocurre nada malo
·         En lo posible compre un adaptador para la taza del baño, no una pélela
·         Los pañales hay que sacarlos inmediatamente no por algunos momentos del día , ni tampoco usar los calzones de entrenamiento
·         Es recomendable usar calzones y calzoncillos de algodón y tener una buena cantidad  para cambiarle  cada ves que se haga
·         Es muy común que los primeros días el niño o niña se orine y haga caquita varias veces , para ello solo hay que tener paciencia , no retarlo ni avergonzarlo ya que lo primero que el o ella debe hacer es familiarizarse con su nuevo estado
·         Cada ves que logre evacuar felicítelo , déle mucho afecto y háblele con una lenguaje de cariño y dulzura.(No dar premios)
·         No es común que por iniciar el control de esfínter diurno también lo hagan de noche así que es preferible que por la noche le ponga pañales para evitar enfriamientos y que se enferme.
·         Es recomendable  pesquisar los horarios de evacuación de su hijo o hija para que se siente en el baño y logre hacer caquita con mucha naturalidad, por ejemplo sentarlo unos 10 a 15 minutos  después de almuerzo.




Artículos relacionados:
El control de esfínteres es la capacidad que tienen las personas de manejar la salida y retención de excremento y orina. Es un proceso que normalmente se desarrolla en los primeros años de vida. Sin embargo, en cada cultura se lleva a cabo de distintas formas, pues implica varios aspectos a nivel familiar e individual de cada niño. La Dra. Leyla Arroyo nos da algunos consejos para lograr que nuestros hijos logren ir al baño de la manera más armoniosa posible:
1. No existe un consenso que nos diga la edad exacta en que los niños deban controlar sus esfínteres. Es preciso entender que cada niño es diferente y llevará a cabo este proceso cuando esté listo. Ellos nos darán avisos, así que debemos ser pacientes y esperar las señales.
2. Los niños necesitan alcanzar cierta madurez neurológica y motora para controlar sus esfínteres. Es decir, deben sentirse incómodos cuando estén mojados y ser capaces de expresarlo. También es importante que logren colocarse en la posición adecuada para hacer del baño y que tengan la habilidad de subir y bajarse sus pantaloncitos. Antes de que esto suceda no podemos esperar que los pequeños controlen sus esfínteres.
3. En algunos países se comienza el entrenamiento a los 18 meses, en otros se sugiere que sea después de los 24. Sin embargo, yo recomiendo que sea entre los 21 y 36 meses, ya que a esa edad los niños tienen todas las capacidades antes mencionadas.
4. Es muy común que las niñas logren primero ir al baño solas. Tómalo en cuenta cuando tengas más de un hijo.
5. Debido a que puede darles un poco de miedo utilizar el baño normal, es favorable utilizar uno de su propio tamaño, con ilustraciones de sus personajes favoritos o colores llamativos. También puedes motivarlos con ropita interior de su agrado. Te sugiero usar de la que está hecha con material absorbente, pues si ocurre un accidente será más fácil limpiarlo.
6. Aunque haya guarderías, kinders o daycares que cuenten con técnicas especializadas para que los niños vayan al baño, debemos recordarles que no sólo en la escuela deben avisar, sino también en casa.
7. No es recomendable despertarlos en las noches. Sugiero que pongamos atención en las horas del día en las que hacen del baño y llevarlos en esos momentos. Generalmente es después de comer para hacer popó y cada dos horas para hacer pipí. Esta frecuencia se debe ir alargando cada par de semanas.
8. No se recomienda dar grandes elogios o recompensas cuando los niños logren orinar o defecar en el baño. Debemos pensar que controlar los esfínteres es un evento natural como caminar o comer. Los niños deben comprender esto para que cuando fallen no sientan rechazo por parte de sus padres.
9. Si ocurriera algún accidente es importante que no los regañemos, el niño o niña debe sentirse en un ambiente de confianza en el que se le recuerde que no es nada malo y que la próxima vez será mejor. Tampoco debemos compararlos con otros niños, incluyendo a sus hermanos. Esto sólo traerá efectos negativos.
10. Ten paciencia y no te desesperes. Recuerda que todos los niños sanos lograrán controlar sus esfínteres y seguramente será antes de que cumplan 5 años. Si esto no sucede así, entonces es importante que acudas con un especialista para que descarte la posibilidad de enuresis o encopresis, trastornos físicos que impiden el control de esfínteres. Toma en cuenta que la ansiedad también puede ser un factor importante.
Consejos Prácticos                                    
El control de esfínteres es…
·         El resultado de un proceso que tiene idas y vueltas, no es lineal y admite, desprolijidades, como todo aprendizaje nuevo que intentamos.
·         Un paso de suma importancia en el desarrollo mental, emocional y social del niño.
·         la primera vez en que el niño toma la decisión de no dejar libre curso a la satisfacción de sus necesidades.
·         Hacerse cargo de la incomodidad de la tensión que significa controlar
·         Asimilar la ley de los adultos para integrarse al mundo e ingresar a su cultura. O sea, aceptar que hay reglas básicas y conductas que como papá y mamá esperamos de él o ella..
·         Darse cuenta de sus necesidades, querer y ser capaz de controlar sus esfínteres hasta que encuentre el lugar conveniente e indicado.
·         Un proceso que da la oportunidad de mirar al niño y a la niña y revisar el vínculo familiar hasta el momento.
·         Crecer…

El control de esfínteres no es…
·         Solo mantener seco el pañal. 
·         Una carrera contra el tiempo. 
·         El mero aprendizaje de un hábito mecánico. 
·         Algo, que se logra solo por ser entrenado o educado. 
·         Una actividad que se logra de una vez y para siempre 
·         Conveniente elogiarlos demasiado si lo logran, ni enojarse ni reprobarlos ni humillarlos con gestos o palabras despectivas si no lo logran.
·         Poner expectativas desmedidas sobre ellos, ni compararlos con otros niños.
·         Una decisión exclusiva del adulto o del niño.

¿Qué necesita un niño para lograr el control de esfínteres?
·         Que sean respetadas sus iniciativas.
·         Confiar en sus capacidades.
·         Respetar los ritmos propios de desarrollo.
·         Sentirse "sostenidos" y "contenidos" por redes de seguridad afectiva con relaciones estables, continuas, cálidas.
·         Acompañarlo en el desarrollo del sentimiento de eficacia y autoestima que lo alientan a:
·         La exploración de sus propias capacidades
·         La apropiación de las reglas de comportamiento y costumbres de la sociedad en la que se cría, se educa y crece.
·         La apropiación del sistema de valores de su familia y de su comunidad
·         Ingresar al sistema de límites y prohibiciones.
·         Ser acompañados con empatía comprensiva en sus esfuerzos.
·         Respetar la iniciativa de asumir la responsabilidad que los posicione cada vez más satisfactoriamente frente a lo esperado por los adultos
·         Tener conciencia de sí, utilizando el YO y el MIO.
·         Poseer lenguaje comunicacional. (poder ser entendido)
·         Tener noción de su esquema corporal básico. (brazos, piernas cabeza panza, cola, etc.)
·         Reconocer las nociones de arriba, abajo, adentro afuera, delante detrás.
·         Tener experiencias de primeras elecciones (ropa, juguetes)
·         Tener experiencia de algunas despedidas previas (chupete, mamadera, cuna con barrotes)
·         Poseer destrezas motrices que le permitan agacharse, girar, subir, bajar, saltar.
·         Tener habilidad para subirse y bajarse el pantalón, calzoncillo o bombacha solito o solita.

Diferentes etapas que atraviesan los chicos en su proceso de aprendizaje del control de esfínteres 

Algunos datos para tener en cuenta
·         Por lo general comienzan a controlar primero de día y luego de noche.
·         Por lo general se controla primero la orina y luego las heces.
·         Existe "el shock de la primera vez", entre la primera vez que deposita su pis y/o su caca en la pelela o inodoro, y las siguientes, pueden pasar entre 1 semana ó varios meses.
·         Las nenas suelen lograr el control un tiempo antes que los varones.
·         El 90% de los niños controla esfínteres entre los 2 y 3 años sin necesidad de ser entrenados.
·         El control definitivo se da aproximadamente a los 6 años.
·         Ante cualquier situación especial es esperable que se den retrocesos.
·         Entre los pañales y la ropa interior existen bombachas y calzoncillos de aprendizaje que son útiles para favorecer este período de transición.  
Etapas
·         Hacen pis y caca en el pañal, sin mostrar ningún interés respecto al tema.
·         Avisan que se hicieron luego de que están sucios.
·         Avisan mientras están evacuando sus esfínteres.
·         Registran la necesidad fisiológica de hacer pis y caca y pueden avisar antes.
·         Tienen ganas, avisan y llegan al baño sin que se les escape. Pueden esperar. 



Enlace relacionado al tema
Crianza respetuosa: Control de esfínteres :
Como acompañar a nuestros niños y niñas en el control de esfinteres:
Vídeos y canciones:






Libros y cuentos que pueden ayudar en este proceso:

el-libro-de-los-culitos

"El libro de los culitos" Autor: Genechten, Guido Van
"El libro de los culitos" está dirigido para aquellos niños que se encuentran en la fase de control de esfínteres y empiezan a usar el orinal.

adios-cacas-adios
Libro "Adiós, cacas, adiós"
Ha llegado el momento de empezar a utilizar el orinal pero a Dani no le resulta nada fácil... Con paciencia y mucho cariño sus papás le ayudarán a despedirse de la señora Caca. Con este cuento y la guía para padres que lo acompaña, conoceremos el momento ideal, los miedos más habituales y las pautas básicas para ayudar a nuestro hijo a despedirse para siempre de los pañales y evitar el estreñimiento.

adios-a-los-panales
Libro¡Adios a los pañales!
Un libro para tocar, jugar y aprender a utilizar el orinal. Barry, el oso, nos contará su historia de cómo dejó de utilizar pañales. Ahora ya no es un bebé. Ya es mayor y su madre le enseña cómo utilizar el orinal. Después se lava las manos y se las seca bien con la toalla. Cuando ha aprendido a utilizarlo, su mamá le regala calzoncillos como los niños mayores y Barry está muy contento.


¿Y después de los pañales? Autor: Borgardt, Marianne y Chambliss, Maxie
Este libro es recomendado para niños que se encuentran en la etapa de aprender a controlar los esfínteres, además, podrá divertirse aprendiendo el uso del orinal y tirando de las lengüetas con las que cuenta el libro y que le mostrarán gráficamente la forma de usar el orinal.


Publicar un comentario